BLANCA TERRA

Nosotros

En el año 2014 Don Bernat Febrer, después de toda una vida de trabajo y esfuerzo, decide retirarse de sus negocios y emprender este nuevo proyecto que le lleva a sus orígenes. Con la energía que le caracteriza y empezando nuevamente desde cero, compra unos terrenos en Porreres  y con la ayuda de un reconocido enólogo da el pistoletazo de salida.

Bernat Febrer propietari de bodega Blanca Terra

Desde el inicio, su hija María Antonia se incorpora al proyecto en la parte de gestión y marketing. Más adelante, en el año 2016, con la salida al mercado de la primera añada, se incorpora también al proyecto Pedro Sansó, yerno de Don Bernat, y es el encargado del desarrollo comercial y de promocional de la bodega.

En el año 2019 se adquieren nuevos terrenos y un edificio en Montuiri dónde se proyecta la nueva bodega. Ese mismo año se inician las obras y del edificio original sólo se mantienen las paredes exteriores y el tejado. Esta bodega se dota con maquinaria de alta tecnología y nuevos equipos, y se enfoca al enoturismo adquiriendo maquinaria enológica antigua para el nuevo museo. También en este año se incorpora a la bodega Joan Sanso Febrer, nieto de Don Bernat e hijo de María Antonia, en sus inicios Joan participa en las tareas de todas las áreas de la bodega con el objetivo de tener un conocimiento profundo del negocio.

En agosto de 2020 se abren las puerta de la nueva bodega. Y en este año se incorpora al proyecto Bernat Sansó Febrer, hermano de Joan, que además de apoyar en diferentes áreas, toma el control del departamento de marketing de la bodega.

Este proyecto continua en constante proceso de evolución y con el objetivo ahora de incorporar vinos hechos con uva autóctona, espumosos, vinos dulces, entre otros proyectos.